Visión de Washington

Misterioso Visitante - Jon McNaughton

Misterioso Visitante – Jon McNaughton

 En el National Tribune, de 1880, apareció un artículo dando cuenta de la “Visión de Washington” en el Valle Forge, (Valley Forge). El relato fue reportado por un caballero llamado a Anthony Sherman, quien supuestamente estuvo en Valley Forge durante el invierno de 1777-78. La historia ha sido publicada varias veces.

 

 “Visión de Washington”

 

 Esta tarde, mientras estaba sentado en la mesa preparando un envío, algo pareció perturbarme.

 

 Mirando hacia arriba, vi de pie frente a mí una mujer de singular belleza. Yo estaba tan sombrado, , porque había dado estrictas órdenes de no ser molestado, que necesite unos instantes antes de encontrar el lenguaje para indagar la causa de su presencia. Una segunda, tercera y hasta cuarta vez repetí la pregunta, pero no recibí ninguna respuesta de mi misteriosa visitante excepto una leve elevación de los ojos.

 

 En ese momento extrañas sensaciones se propagaron a través de mí. Me hubiera levantado pero la mirada clavada del ser ante mí, me hizo imposible la volición. Ensaye una vez más para dirigirme a ella, pero mi lengua se había convertido en inútil, como si se hubiera vuelto paralítica.

 

 Una nueva influencia, misteriosa, potente, irresistible, se apoderó de mí. Todo lo que podía  hacer era mirar constante y ausente a mi desconocido visitante. Gradualmente la atmósfera circundante parecía llenarse de sensaciones y luminosidad. Todo sobre mí parecía enrarecerse, la visitante misteriosa en si misma lucia más aireada y aún más clara a la vista que antes. Ahora empecé a sentir como cuando uno muere, o mejor dicho a experimentar las sensaciones, que a veces me he imaginado acompañan la disolución. No pensé, no razoné, no me moví; Todo era igualmente imposible. Sólo era consciente de estar contemplando, ausente a mi compañera.

 

 Luego oí una voz diciendo, “Hijo de la República, mira y aprende, “mientras que al mismo tiempo mi visitante extendida su brazo hacia el este, ahora a cierta distancia veo un blanco y pesado vapor que se levanta pliegue a pliegue. Este se disipó poco a poco, y miré una extraña escena. Ante mí yacían dispersos en una vasta llanura todos los países del mundo: Europa, Asia, África y América. Vi las olas del Atlántico rodando y revolviéndose  entre Europa y América y entre Asia y América extenderse el Pacífico.

 

Gemidos y Gritos del Pueblo Americano

Gemidos y Gritos del Pueblo Americano

 “Hijo de la República,” dijo la misma voz misteriosa que antes, “Mira y aprende”. En ese momento vi un ser oscuro y sombrío, como un ángel, de pie o más bien flotando en el aire, entre Europa y América.  Sumergió sus manos en el océano recogiendo agua con el hueco de cada mano, con su manos derecha salpicó algo sobre  América, mientras con su mano izquierda lanzó un poco en Europa. Inmediatamente nubes se elevaron desde estos países uniéndose en medio del océano.

Por un tiempo permaneció inmóvil y entonces avanzo lentamente hacia el oeste, hasta que en sus turbios pliegues envolvía América. Relámpagos de afilados destellos brillaban a intervalos a través de ella y oí ahogados gemidos y gritos del pueblo americano.

 

 Por segunda vez el Ángel recogió agua del océano y la roció como antes. La nube oscura entonces se retiró al océano, en cuyas olas abultadas se hundió a la vista.

 Una tercera vez  oí la voz misteriosa diciendo: “Hijo de la República, mira y aprende,” dirigir mi mirada sobre América y vi las villas, pueblos y ciudades surgiendo uno tras otro hasta que toda la tierra desde el Atlántico hasta el Pacífico fue punteado con ellos.

 

 Otra vez, escuché la voz misteriosa, “Hijo de la República, el final del siglo viene, mira y aprende”. En esto el ángel oscuro y sombrío volvió su rostro hacia el sur, y desde África vi un espectro adverso acercarse a nuestra tierra. Lentamente revoloteaban sobre cada pueblo y ciudad de este última. Los habitantes ahora se preparan a batallar uno contra otro.

 Como continuaba buscando vi a un ángel brillante, en cuya frente reposaba una corona de luz, trazaba con la palabra “Unión,” portando la bandera americana, que coloco entre la nación dividida y dijo: “Recuerden sois hermanos”. Instantáneamente, los habitantes fundieron sus armas convirtiéndose en amigos una vez más unidos en torno a la Norma Nacional.

 

Densa Nube Sobre America - Jon McNaughton

Densa Nube Sobre America – Jon McNaughton

 Y otra vez escuché la voz misteriosa que decía “Hijo de la República, mira y aprende”. Ante esto, el oscuro, sombrío ángel colocó una trompeta en su boca y sopló tres distintos estruendos; y tomando agua del océano, la roció sobre Europa, Asia y África. Entonces mis ojos vieron una escena terrible: de cada uno de estos países se elevaron nubes gruesas, negras que pronto se unieron en una. A lo largo de esta masa brillaba una luz roja oscura por la que vi a hordas de hombres armados, que, con la nube, marchaban por tierra y navegaban por mar hacia América. Nuestro país estaba envuelto en esta densa nube y vi a estos vastos ejércitos devastar todo condado y quemar las aldeas, pueblos y ciudades que antes vi surgir. Mientras mis oídos escuchaban el trueno del cañón, choques de espada y los gritos y lamentos de millones en un combate mortal, de nuevo oí la misteriosa voz diciendo, “Hijo de la República, mira y aprende “cuando la voz había cesado, el sombrío ángel oscuro colocó su trompeta una vez más a la boca y sopló una ráfaga larga y temerosa. “Al instante una luz como de mil soles brilló por encima de mí, perforado y rompiendo en fragmentos la nube oscura que envolvía a América. En el mismo momento el ángel sobre cuya cabeza todavía relucía la palabra Unión, y que llevaba la bandera nacional en una mano y una espada en la otra, descendía de los cielos acompañado por legiones de espíritus blancos. Estos inmediatamente se unieron a los habitantes de América, a quienes percibía casi superados, pero que inmediatamente retomando coraje, cerrando las filas rotas y renovando la batalla.

 

 

 Otra vez, en medio del ruido temible del conflicto, escuché la voz misteriosa diciendo: “Hijo de la República, mira y aprende”. Cuando cesó la voz, el ángel oscuro por última vez había extraído agua del océano regándola sobre América. Al instante la nube tenebrosa se revierte junto con los ejércitos que había traído, dejando a los habitantes de la tierra victoriosos!

 

  A continuación, una vez más vi las aldeas, pueblos y ciudades surgiendo donde las había visto antes, mientras el ángel brillante, plantando el estandarte azul celeste que había traído en medio de ellos, gritó con gran voz: “Mientras que las estrellas permanezcan y los cielos envíen rocío sobre la tierra, tanto tiempo así perdurará la Unión”.

Angel Luminoso - Jon McNaughton

Angel Luminoso – Jon McNaughton

Y tomando de su frente la corona que proclamaba la palabra “Unión”, la coloco sobre el estandarte mientras que la gente, arrodillada, dijo “Amén”.

 

 

Al instante la escena comenzó a disiparse y disolverse, al final, no vi más que el encrespado vapor elevándose que había visto al principio. Desapareciendo este también, me encontré a mi mismo una vez más contemplando a la misteriosa visitante, quien, con la misma voz que había oído antes, dijo, “Hijo de la República, lo que has visto se interpreta así: tres grandes peligros vendrán sobre la República. El tercero es el más temible, pero en este, el más grande conflicto el mundo entero unido no prevalecerá contra ella. Que cada niño de la Republica aprenda a vivir por su Dios, su tierra y la Unión”. Con estas palabras la visión se desvaneció y yo, empecé desde mi asiento a sentir que había visto una visión en la cual se me había mostrado el nacimiento, progreso y destino de los Estados Unidos.

 

 

 

El Ángel de la Libertad -  Jon McNaughton

El Ángel de la Libertad – Jon McNaughton

 

 

About Space912

Libertad: Herencia que necesita ser defendida cada día!
This entry was posted in Defensores de la Libertad and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s