LOS PEREGRINOS – ACCION DE GRACIAS Y EL PRIMER INTENTO SOCIALISTA EN ESTADOS UNIDOS

800px-Brooklyn_Museum_-_Embarkation_of_the_Pilgrims_-_Robert_Walter_Weir_-_overall

Con los Estados Unidos de nuevo bajo ataque directo de los males del socialismo y con el día de Acción de Gracias sobre nosotros, es oportuno, adecuado y necesario visitar el primer intento socialista de la nación, hace casi cuatro siglos.

En tiempos modernos esos males son promocionados bajo un código de frases blindadas como: “bien común, igualdad, equidad, justicia social, comunidad (como en la inexistente “comunidad mundial”) y distribuir la riqueza”. Todas las promesas de lograr estos ideales inalcanzables son a costa de nuestra libertad personal y nuestros derechos individuales. Estadounidenses, especialmente políticos, educadores y los medios de comunicación, desatienden el definitivo fracaso de todas esas formas de tiranía, y no hay mejor ejemplo de esto que el primer experimento de nuestra nación con el socialismo.

La historia que está a punto de leer ha sido en gran medida ignorada, probablemente intencionalmente, por la inmensa mayoría de nuestras instituciones educativas “estatal”, que tienen sesgo hacia promover su visión de una sociedad de, por y para el gobierno y el crecimiento mismo.

En 1620, un grupo de cristianos fervientes ingleses dejó Gran Bretaña y navegó a través del Atlántico en el Mayflower. No sólo alejándose de lo que ellos consideraban persecución religiosa, sino se marchaban del viejo mundo que según su punto de vista había sido, materialista, egoísta, ambicioso y sin escrúpulos. En su visión la participación comunitaria y el altruismo social serian las nuevas bases donde se construiría la nueva sociedad. Su objetivo se basaba en el comunismo de la República de Platón, en el cual no habría ninguna propiedad privada y todo el trabajo y la cosecha, serían compartidas en común.

El resultado de este experimento con “Comuna-ismo” está documentado en el diario de William Bradford, gobernador y jefe de la colonia. Los resultados de este primer “colectivo” fueron desastrosos y conduciéndolos a la hambruna, hambre tanto física como espiritualmente:

“Para los hombres jóvenes que eran capaces y aptos para la mano de obra y servicio se quejaban de que sin tener compensación alguna, debían usar su tiempo y fuerza de trabajo para las esposas e hijos de otros hombres. Los fuertes y los que trabajaban, recibían la misma división de alimentos, ropa, etc. del que era débil e incapaz de hacer una cuarta parte de lo que el otro podía. Esto era tomado como una injusticia. Que los hombres mayores o enfermos fueran clasificados parejos en la mano de obra y así en la comida, ropa, etc. fue tomado como un irrespeto y provoco la indignación de los más jóvenes y dispuestos. Y para las esposas de los hombres, el ser colocadas al servicio a otros hombres, prepararles la comida, lavar su ropa, etc. lo consideraron una forma de esclavitud que tampoco sus esposos toleraban.

La experiencia en esta condición común se intentó varios años, y los hombres piadosos y austeros, bien se convencieron de la vanidad y arrogancia de Platón y otros antiguos; — el que distanciarse de la propiedad personal y traer todo a un patrimonio común, les haría felices y florecientes; como si fueran más sabios que Dios. Esta comunidad (la que fue) encontró que esas ideas generan solo la confusión y el descontento y retardan mucho el empleo que hubiera sido para su beneficio y comodidad”.

Habiendo tenido bastante del fracasado sistema, y para evitar una mayor devastación, se aprobó otro sistema, “la libre empresa o “capitalismo”. Ahora en lugar de trabajar para el “bien común”, cada quien sería responsable de su propia supervivencia, cada ciudadano tendría su propia propiedad privada y disfrutaría el fruto de su esfuerzo individual. El producto de este experimento fue escrito también en diarios del Gobernador Bradford:

“Y se asignó a cada familia una parcela de tierra, según la proporción de su número para ese fin… Esto tuvo un éxito muy bueno; todas las manos se hicieron muy trabajadoras, entonces mucho más maíz fue plantado que de cualquier otra manera que el Gobernador o cualquier otro podrían usar y lo salvó de gran cantidad de problemas dándole mucho mejor contenido. Las mujeres ahora entraron voluntariamente al campo, llevaron a sus pequeños con ellas para sembrar el maíz, las que antes se mostraban débiles ante una obligación que se percibía como una gran tiranía y opresión.

Esta vez cuando llegó la cosecha y en vez de hambre, ahora Dios les dio en plenitud, y cambió la cara de las cosas, la alegría de los corazones de muchos, por lo cual bendijeron a Dios. Y el efecto en la plantación fue bien visto, porque todos ahora tenían, de una forma u otra, bastante bienes en el año, y algunos de la clase más capacitada y diligente estaban dispuestos a compartir y vender a otros, así cualquier necesidad en general o el hambre no ha sido vista entre ellos desde este día”.

La torcida ideología comunista progresistas les han hecho creer es que los sistemas socialistas son compasivos. Nada podría estar más lejos de la verdad. Los ideales que mas profesan los socialistas irónicamente son sólo obtenidos a través de capitalismo y la libre empresa, como los peregrinos aprendieron. La prosperidad era tan abundante que con mucho gusto, voluntariamente, compartían el exceso (también referido por la ahora mala palabra, “utilidad”). Ninguna mano pesada, ni contundente del gobierno fue necesaria para “distribuir la riqueza”.

La dura lección que aprendieron, aunque otros aun no, han fue eso “comuna-ismo,” socialismo, y otras formas de colectivismo, “altruismo” y la utopía son la antítesis de la naturaleza humana y su espíritu. Provocan la escasez, la pobreza, el resentimiento y la esclavitud económica. ¿Cuánto tiempo mas ignoraremos la naturaleza humana y la historia, desconociéndolo e ingenuamente repitiendo los mismos errores del pasado?

Barack Obama desea “difundir la riqueza” (tuya, no de él) que el gobierno nos planifique, nos reglamente y nos supervise en todas las áreas de nuestras vidas, no es ni “esperanza” ni “cambio”. Es el tan antiguo como el ilusorio espejismo en la República de Platón. Tontos, tontos útiles y los incautos que votaron y que todavía apoyan esta peligrosa ideología están poniendo al país en peligro de ser plagados con los mismos resultados con que los peregrinos fueron infligidos.

Los peregrinos aprendieron cuando libertad prospera, así el trabaja duro, la productividad, la innovación y la prosperidad. El comunismo, junto a sus tiránicos hermanos gemelos, el socialismo y el fascismo, conducen a precisamente lo contrario.

Tenemos el deber moral de luchar contra los políticos mezquinos, equivocados egoístas hambrientos de poder y corruptos decididos a borrar nuestra libertad a cambio de esa promesa el cuento de hadas que sólo existe en las cabezas de los parásitos deplorables que buscan gobernarnos.

Este día de Acción de Gracias, recordemos aquel primer agradecimiento a Dios por las libertades que tenemos y las lecciones que hemos aprendido; la herencia que nos ha sido entregada y la batalla que libramos contra aquellos que pretenden arrebatárnosla.

@Space912

Fuente:
http://www.tpnn.com/the-pilgrims-failed-experiment-with-socialism-2/

About Space912

Libertad: Herencia que necesita ser defendida cada día!
This entry was posted in Ciertamente and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s